Así mismo es, Joy Division nos hace perder el control, perder la cabeza, perder el control de nuestras piernas, gracias a la música que éste grupo nos brindó en el poco tiempo que tuvieron como agrupación.

Joy Division anteriormente llamados Warsaw creadores del post- punk surgieron en los años 70`s en la ciudad de Manchester, integrados principalmente por su vocalista y ahora leyenda Ian Curtis, el guitarrista Bernard Albretch, el bajista Peter Hook, y Stephen Morris en la batería.

La banda nace luego de que los integrantes del grupo asistieran a una presentación de los Sex Pistols, banda que estaba en el tope de la fama en esos momentos. Joy Division se hacen notar instantáneamente por las letras de sus canciones, por sus sonidos siniestros o también góticos y una gran puesta en escena marcada mayormente por los pasos de baile de Ian, unos pasos de baile muy particulares debo decir y que muchas veces me gusta imitar.

Su primer álbum debut fue el amado por la crítica británica Unknown Pleasures, disco cuya caratula llevo un tiempo considerando tatuarme en el tobillo (es algo que tengo que pensar muy bien), continuando con el disco… en él se puede encontrar una de las canciones más famosas del grupo y una de mis preferidas “She Lost Control”  en donde sobresale el sonido de un bajo minimalista que marcaría el sello característico de la banda. Personalmente es una canción que me hipnotiza, es mágica, con el sonido del bajo junto a la voz de Ian se convierte en una sensación de satisfacción para mis oídos.  La letra de la canción refleja los ataques epilépticos una enfermedad que sufría su vocalista Ian Curtis y con la que tendría que cargar hasta el día de su muerte.

La experiencia de Curtis suele ser comparada junto con la de Jim Morrison aquel que desordenando sus sentidos, y perdiéndose en sí mismo, intentaba ver el mundo con ojos reales. Joy Division tiene la violencia del punk, letras angustiantes y una voz profunda junto con el sonido sintético del pop europeo muy único, muy Division.

Su vocalista Ian Curtis era su guía, el visionario,pero como todos sabemos la mayoría de los genios no duran suficiente tiempo en este mundo. Cuando la banda estaba en la cima de la fama Ian fue afectado por la depresión, los ataques epilépticos eran cada vez más seguidos, y atravesaba por problemas personales salía con una periodista mientras se mantenía casado con su esposa quien siempre se quedaba en casa cuidando a su hija Natalie. Para 1980 Curtis no aguantó y se suicida días antes de comenzar la gira de Joy Division por Estados Unidos.

A pesar de la corta carrera que tuvo la banda hoy en día es considerada como una agrupación de culto, canciones como Love Will Tear Us Apart, Transmission, Atmosphere, She Lost Control, Heart and Soul están entre las más populares y las más versionadas por innumerables bandas que han sido influenciadas por los papás del post punk.

La película Control nos muestra la vida de Ian Curtis desde pequeño, como surgió Joy Division, hasta la muerte del cantante. Una película 100% recomendada para todos aquellos fanáticos.

El resto de los integrantes formaron la agrupacion New Orden, por supuesto un  grupo genial, en donde muestran un proyecto diferente pero a la vez se nota la clara influencia que hay de Joy Division.  Pasarán los años, saldrán nuevas bandas, nuevos sonidos pero Joy Division seguirá teniendo ese sello que ninguna otra banda logrará tener a pesar de las similitudes que puedan tener.